';

Basilica de Sant’Abbondio

La basílica de Sant’ Abbondio es una iglesia románica dedicada al santo protector de la ciudad. Obra maestra de los Maestros Comacini, fue construida por los monjes benedictinos en 1013, incorporando la antigua basílica de los Santos Pedro y Pablo, cuyo perímetro aún es visible en el pavimento interior. Consagrada en el año 1095 por el papa Urbano II, tiene una fachada sobria y noble – precedida por un pórtico – con columnas altas y elegantes. El interior contiene pinturas del siglo XI y pinturas frescas del siglo XIV. Una característica muy original en comparación con los cánones usuales es su tener dos campanarios a los lados del ábside.