';

Piona

La historia de Piona tiene principio en el 610 dC, cuando se fundó en la península un oratorio dedicado a Santa Giustina. Fue consagrado en 1138 junto a los restos de otro edificio románico, del cual solo queda el ábside. En los años sesenta fue elevado a Abadía. La nave  tiene leones de mármol y frescos de los siglos XII y XIII; en el lateral se ingresa al sugerente claustro (1252-57) rodeado de refinadas columnas y decorado con pinturas de diferentes fechas, incluido un calendario raro.

En la Abadía se pueden encontrar productos naturales creados por los monjes: hierbas medicinales, cremas cosméticas, miel y los famosos licores destilados según las tradiciones más antiguas.