';

The Life Electric

La escultura de Daniel Libeskind (2015) Un homenaje a Alessandro Volta

Ubicada al final de la pequeña presa en los jardines del lago, la escultura se integra bien con su entorno: sus 16.5 metros de altura no interfieren con las vistas del espléndido paisaje circundante. Las dos ondas sinusoidales de acero se enfrentan entre sí y juegan con curvas recíprocas, movimientos y reflejos infinitos del agua